¿Cuál es el límite de lo publicable?

¡Hola!

 

Me surge una duda bastante seria sobre el tema de qué es publicable y qué no.

 

Hay historias que tratan sobre asesinos y sus escenas, a veces directas, de lo que hacen a sus víctimas. Se me ocurren los libros de Thomas Harris o la historia de American Psycho.

Bien, quisiera saber cuál es el límite. Si lo hay. Tengo un relato que mezcla bastantes asuntos cuestionables como la pederastia, el satanismo o incluso la gerontofília bajo el prisma creativo de un protagonista artista como podría hacerlo Stephen King. Todo tiene su simbolismo y motivo, con eso de juntar dos edades extremas para representar una vida entera; el satanismo como algo espiritual para homenajear a la muerte con un sacrificio, porque no hay vida sin muerte y viceversa. El personaje es consciente del horror y locura de todo ello, hasta que sucumbe a una verdadera naturaleza humana bastante inquietante. Al aceptarse se comprende a sí mismo y se deja llevar por todos los elementos depravantes que lo completan y terminan de definir. Con ello es capaz de crear de nuevo y de recuperar la inspiración perdida.

Por otro lado, para no mentir, escogí todo los elementos polémicos posibles como reto de crear una historia que lo permitiera e intentara no ser gratuita.

 

Imagino que estos temas se pueden tratar si se tiene cuidado, pero a la hora de narrarlo y describirlos... lo dicho, ¿cuál es el límite? Me gusta ser explícito y realista con las escenas, pero para estas cosas noto un choque del qué dirán los posibles lectores. Aparte, ¿qué tolera y qué jamás aceptará un editor? Bien se sabe que una cosa es la obra y otra el autor, pero temo que no todo el mundo lo comprenda.

 

Esa es mi duda. A la espera de su opinión, ¡un saludo!

Comentarios

Accede o Regístrate para comentar.